jueves, 17 de agosto de 2017

Rafa y Carreño en cuartos de Cinci...

Rafa Nadal se estrena en Cincinnati con un cómodo triunfo ante Gasquet

El manacorí, primer cabeza de serie, pasa a octavos tras resolver el encuentro por 6-3 y 6-4

17.08.2017 | 12:12
Rafa Nadal durante el partido contra Gasquet. 
El español Rafael Nadal, primer cabeza de serie, hizo buenos los pronósticos de ser el gran favorito al título en el Masters 1.000 de Cincinnati al comenzar el torneo con un triunfo por 6-3 y 6-4 ante el francés Richard Gasquet.
Nadal, que ha ganado los 15 partidos disputados como profesional frente a Gasquet sin haber perdido un solo set, mantuvo el invicto después de una hora y 25 minutos que duró el último duelo y en el que siempre tuvo el control con sus golpes decisivos y ritmo del juego.
Desde el fondo de la pista Nadal estuvo una vez más intratable, seguro y colocando pelotas cruzadas a ambos lados sin dejar que Gasquet impusiese su tenis.
El próximo número uno del mundo -Nadal tiene asegurado ya ese puesto haga lo haga en el torneo de Cincinnati-, que reparte premios en metálico por cinco millones de dólares y 1.000 puntos para la clasificación de la ATP, colocó cinco aces y cometió una doble falta por tres y cero, respectivamente, de Gasquet, que perdió dos veces el saque, una en cada manga.
Nadal también aseguró los dos break que le dieron la ventaja y le abrieron el camino del triunfo.
La victoria fue la cuarta que consiguió el tenis español en la tercera jornada después que también pasaran a octavos Albert Ramos y Pablo Carreño, undécimo cabeza de serie, que tendrá de rival a David Ferrer, otro de los vencedores.
El tenista mallorquín protagonizará un duelo entre españoles en los octavos, al tenerse que enfrentar a Albert Ramos con el que se ha enfrentado tres veces anteriormente y todas ellas ha conseguido la victoria.
La última vez que lo hicieron fue este mismo año en el Masters de Monte Carlo con triunfo de Nadal por 6-1 y 6-3.
"Era importante para mí conocer en el campo las sensaciones positivas con las que me he entrenado y he respondido de forma positiva, aunque espero ir a más a medida que avance el torneo", declaró Nadal al concluir el partido. "Siempre es complicado iniciar cada torneo y hoy me siento contento de la manera como lo hice ante un rival de la clase de Gasquet".

Jazz Eterno....


Finuras...

Andy Bey...

" A new Day..."

Comerá con nos en...casína, arroz con Rebozuelos.


Musiquítas Marginales...


La ópera...

De mis Barítonos...

Carlos Alvarez...

" Credo " Otello.

Vermutearemos en el Campanu de Jesús...seguimos con Foncueva...

Estrellas de mi cuadra ( 1 )


Strong...

Eric Bibb

Live in Crawley 2016.

Angelus en El Campanu....Foncueva habemus!

Musiquítas Veraniegas....


Sigue espléndido...

De mis Indies...

Patrios....Vetusta Morla

" Golpe Maestro "

Toy a descafeinadín...

Los avances del HUCA...

El HUCA implanta una moderna válvula que evita operaciones a corazón abierto

La intervención trata la estenosis aórtica grave, una patología en constante aumento entre los mayores de 70 años

 
REDACCIÓN 
El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha sido el primer centro sanitario español en implantar con éxito una nueva válvula transcatéter para el tratamiento de la estenosis aórtica grave indicada para aquellos pacientes que correrían un riesgo entre medio y extremo en una cirugía a corazón abierto. El aparato tiene un diseño exclusivo con un recubrimiento externo que aumenta el área de contacto y la superficie entre la prótesis y la válvula del propio paciente para mejorar el sellado. Este envoltorio previene posibles fugas de sangre alrededor de la válvula en cada latido, una de las complicaciones más comunes en estos pacientes hasta ahora. Otro de los beneficios de este procedimiento es que es mínimamente invasivo, no requiere cirugía a corazón abierto ni la eliminación de la válvula dañada.
Esta intervención se practicó el día 10 de este mes y el paciente evoluciona favorablemente, según ha señalado la Consejería de Sanidad en un comunicado. El Área de Corazón del centro sanitario puso en marcha en 2007 el programa de implante de válvula aórtica transcatéter (Tavi por su acrónimo en inglés) y, desde entonces, el número de pacientes para los que está indicado este tratamiento no ha dejado de crecer.
La estenosis aórtica es un problema cardiaco común que se produce por un estrechamiento de la válvula aórtica ante un exceso de calcio depositado en las valvas. Cuando la válvula se estrecha, no se abre y cierra correctamente, de forma que obliga al corazón a trabajar más para bombear la sangre a todo el cuerpo. En consecuencia, el órgano se debilita, lo que puede desencadenar una insuficiencia e implicar un mayor riesgo de paro cardiaco.
La nueva válvula Corevalve Evolut Pro, desarrollada por Medtronic, corrige el funcionamiento de la válvula dañada. El dispositivo se inserta a través de una punción a nivel de la ingle y es guiado hasta el corazón del paciente utilizando sedación superficial, sin necesidad de anestesia general. Este abordaje favorece una rápida recuperación, permite a la persona intervenida sentarse al cabo de ocho horas, caminar al día siguiente y obtener un alta precoz a las 72 horas.
La estenosis degenerativa de la válvula aórtica es una patología en constante aumento, ya que está relacionada con la edad, por lo que se estima que el 4 % de las personas de entre 70 y 80 años padecerán la enfermedad, un porcentaje que se eleva hasta el 10 % entre la población de 80 a 90 años.

De color...Blanco.

El País-Siete títulos iluminan ya al Real Madrid de Zidane. El de la Supercopa conseguido ante un Barcelona que está a ciegas. Desorientado en el campo y en los despachos, mientras hubo pulso en el equipo azulgrana solo compareció Messi. Insuficiente por las carencias de los suyos y por la altura de este Madrid hecho y redondo que gana, gana y vuelve a ganar.
Real Madrid 
4-3-3
ZINEDINE ZIDANE
1
Keylor Navas
2
Carvajal
5
Varane
4
Sergio Ramos
12
Marcelo
23
Cambio
Kovacic
10
Modric
8
Cambio
Kroos
17
Lucas Vázquez
20
1 golesCambio
Marco Asensio
9
1 goles
Benzema
1
Ter Stegen
23
Umtiti
3
Cambio
Piqué
14
Tarjeta amarilla
Mascherano
20
Sergi Roberto
21
Cambio
André Gomes
4
Rakitic
18
Cambio
Alba
5
Busquets
10
Messi
9
Tarjeta amarilla
Luis Suárez
Barcelona 
3-5-2
ERNESTO VALVERDE
Solo en el segundo tiempo, ya más que decidido el título, tuvo algo de fuelle el Barcelona. Antes, frente a un Real Madrid abrasivo, mutable y constante, fue un equipo perplejo, esmirriado y sin etiqueta. De momento, no hay padre que le reconozca, ha perdido el catón. Sin Xavi se olvidó de ser un equipo pinturero con la pelota y se entregó a pies de tres delanteros de órdago. Sin Neymar no sabe de qué tendal pinzar, salvo que aparezca Messi. El argentino hoy se ve obligado a ser Messi, Xavi y Neymar. Demasiado hasta para Leo. Y eso que apenas es lo único algo reconocible de este Barça.
Hasta el intermedio, solo La Pulga fue capaz de quitar las telarañas a su equipo, siquiera un ratito. Tan retratado quedó este Barcelona que para cuando Messi tocó por primera vez el balón, el Madrid ya iba por delante en el marcador y en el juego. Al contrario que los azulgrana en la ida, el conjunto blanco tuvo hueso desde el primer segundo. Lo mismo dio que Zidane descolgara a Casemiro, Isco y Bale. O que Cristiano estuviera en el palco. El Madrid tiene de todo y en abundancia.
En vídeo, las declaraciones de Zidane y Valverde tras el encuentro. VÍDEO: REUTERS-QUALITY
Desfile quien desfile, al Real Madrid no le falta fútbol y chicha. Un volumen ensordecedor para el Barça, acorralado cerca de Ter Stegen antes de despojarse del chándal. La presión alta y con dientes de sierra de los madridistas, en cada asalto siempre con más chicha que los culés, fue una tortura para los de Valverde, que esta vez recurrió a tres centrales. El lateral derecho del Barça es un jeroglífico. Rehabilitado Aleix Vidal y recién fichado Semedo, los dos se quedaron a la sombra. Con los tres zagueros centrales no hubo remedio: ganancias ninguna, pérdidas muchas.
No había alcanzado el medio campo el Barcelona, chato y abatido, cuando Asensio dejó a Ter Stegen con musarañas a la vista. El balear tiene una zurda tan asombrosa que por segunda ocasión en cuatro días dejó tieso a Ter Stegen, que esta vez tuvo menos motivos para quedarse como una estalactita. Con Lucas y Asensio abiertos en las orillas, con el auxilio permanente de Carvajal y Marcelo, el Barça no supo a qué atender. Si tapar a los laterales, cerrar mejor a los delanteros o tomar la matrícula a Kroos y Modric.
No se alivió el cuadro catalán hasta que Messi se incrustó en medio campo y, al menos unos minutos, tiró de escuadra y cartabón. En esta oportunidad no tuvo el arresto fijo de Kovacic, estupendo en el papel de Casemiro durante una hora. Pero si Messi recula y no atisba a Neymar su panorámica se reduce. Si encima los interiores —Rakitic y André Gomes— no saben a qué atenerse, si aventurarse al área del rival o empadronarse en medio campo, hasta el radar de Leo se resiente.
Al primer arreón de Messi, con Luis Suárez como única referencia, respondió de maravilla el Madrid. Bien incubado por Kovacic, el grupo de Zidane encontró una vía de escape por los costados, sobre todo por el de Lucas Vázquez, frente al que Umtiti y Jordi Alba no se secundaron como debían. Asensio mantuvo el tipo, pero por encima de todos emergió Benzema. El francés cargó con el oleaje blanco, por aquí por allá, sin dar pistas a Piqué, Mascherano o Umtiti. Un birle de Lucas a Busquets derivó en el segundo tanto local. Benzema, espabilado, se anticipó a su compatriota Umtiti. Poco antes, otro quite, este del desatado Benzema a Mascherano, derivó en un remate al poste de Lucas Vázquez. El Real Madridtenía lo que le faltaba a su adversario: hueso, fútbol y definición, porque se conoce de memoria el dictado.
Resuelto el título con creces, en el segundo tramo se acortaron las distancias. El Barça tuvo algo más de cuerpo, en parte por la rebaja del Madrid, ya más dispuesto a las carreras que a empotrar al contrario. Valverde sostuvo la trinchera de los tres centrales incluso cuando dio pista a Semedo, relevo de Piqué. Messi no cejó y el Barça tuvo otra cara ante Keylor. El argentino remató al larguero y luego Luis Suárez al poste izquierdo del meta costarricense. Otro Barça, sí, pero no el Barça que se presupone debiera ser.
Tampoco remitió Benzema, el jugador de la noche y la madrugada, y el partido se tornó en una ida y vuelta mientras brindaba la hinchada local y los azulgrana no quitaban ojo a Luis Suárez, que terminó tan cojo como está el Barça. Un Barça al que el Real dejó en evidencia mientras hubo miga.